Edición Octubre a Diciembre 2017 Nº 115

Sueño cumplido
Vivienda

Sueño cumplido

Las oraciones de Yineth Trujillo Valencia fueron escuchadas y, después de tres intentos, su esposo, Diego Duque Galvis, resultó favorecido con el subsidio de vivienda que otorga Comfenalco Quindío.

Para la familia Duque Trujillo, este beneficio es el resultado de la perseverancia y el esfuerzo compartido, de la lucha cotidiana y consciente para disfrutar un mejor futuro y ver hacia el mañana desde el compromiso y la esperanza.

«Es una oportunidad maravillosa, una bendición de Dios», explica Diego, un trabajador de oficios varios de la Clínica de Rehabilitación Oral Diego Fernando Londoño Mejía, desde hace cuatro años. «Lo habíamos intentando antes, pero no contábamos con la cuota inicial. Ahora pudimos acceder porque recibimos ayuda de la esposa de mi jefe, amigos y familiares de Armenia y Medellín. Todos ellos enviados por Dios para ayudarnos».

También reconoce que el apoyo brindado por los funcionarios de la Caja fue esencial. «Cuando no fui beneficiado en la segunda asignación, me desanimé y dije que no iba a seguir con el ahorro programado. Fue ahí cuando una de las funcionarias me dijo que por nada iba a permitir que retirara los ahorros, porque el cronograma de postulaciones estaba abierto y no era momento de perder la fe. Gracias a Dios hay servidores muy buenos en Comfenalco, que nos brindan todo el acompañamiento para alcanzar las metas familiares».
Entre lágrimas de felicidad, Diego recuerda que la noticia de que había sido favorecido con el subsidio se la dio la esposa de su jefe. «Yo había dado mi número de teléfono y el de ella para cualquier información, pero en esos días mi celular se había dañado, así que no me pudieron contactar. A los veinte minutos llamé a mi esposa, Yineth, y ella muy dichosa me dijo que las cosas se dan en el tiempo del Señor, no en el tiempo de nosotros».

Ahora, a sus 43 años, Diego está esperando para definir el sitio de su nueva vivienda en Armenia, la ciudad que lo acogió desde los cuatro años, cuando llegó de Caicedonia con su familia. Por lo pronto, ya sabe que el subsidio de vivienda de Comfenalco corresponde a $22.131.000, que sumado al ahorro programado de $5.200.000 que ha logrado con su esposa, puede permitirles la adquisición de un techo digno que disfrutarán con su hijo Jhonatan, de seis años.

«Me siento verdaderamente feliz. Toda la vida anhelé un techo para mi hijo y para mi señora esposa, y ya hoy vemos que hemos avanzado gran parte de ese camino y eso nos llena de orgullo. Y sobre todo porque en este tiempo descubrí personas maravillosas que nos ayudaron: amigos de Alcalá y Armenia, un exjefe de Medellín, un compañero de estudios de esa ciudad y la esposa de mi actual jefe. A todos y a Comfenalco, Dios los bendiga»

Tags: Vivienda

SERVICIOS

Estabilidad laboral
Estabilidad laboral

Estabilidad laboral

Sensibilidad para el servicio
Diana Lorena Campo Rodas

Sensibilidad para el servicio

Preparación y  oportunidad  para el empleo
Jenny Karina Beltrán Hoyos

Preparación y oportunidad para el empleo

EDUCACIÓN Y CULTURA

Preparados  para emprender
Electricista, construcción residencial

Preparados para emprender

Transición de generaciones
Luz Adriana Cardona Ramírez

Transición de generaciones

Danzar para soñar
Programas Sociales

Danzar para soñar

Un arte para progresar
Confección y diseño

Un arte para progresar

Ruedan las Letras
Letras rodantes

Ruedan las Letras

Un pilo de la promo 2008
Felipe Villamil Ocampo

Un pilo de la promo 2008

El juego de la literatura
Olimpiadas literarias

El juego de la literatura

Puente de Palabras
Puente de Palabras

Puente de Palabras

TE PUEDE INTERESAR

©2017 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo