Edición Abril a Junio 2019 Nº 121

Un primer empleo para aprender y soñar
Nataly Yurany Ovalle Díaz

Un primer empleo para aprender y soñar

Califica este artículo:

Sus días transcurren en un lugar de delicias gastronómicas. El olor a pan caliente recién salido del horno, que a muchos les encanta, es para Nataly Yurany Ovalle Díaz un aroma cotidiano.

Hace siete meses que se desempeña como empacadora y selladora en la panificadora Los Trigales del Eje SAS, de Armenia. Su compromiso, responsabilidad y actitud siempre abierta al aprendizaje la han llevado a orientar el área de empaque.

Sus cualidades y aptitudes laborales son una proyección de su deseo de salir adelante y sacar el mayor provecho de las oportunidades que la vida le va presentando. Oportunidades como la que se dio cuando su prima llegó a su casa contándole que iría al parque principal —en Calarcá— para registrar la hoja de vida en la jornada de empleo realizada por el equipo de funcionarios del programa Estrategia Móvil de Empleo, de Comfenalco Quindío. Sintió ilusión y quiso acompañarla, también en busca de opciones para ingresar al mundo del trabajo.

El aprendizaje constante y la posibilidad de ser independiente y ayudar a su esposo con los gastos del hogar representa una bendición para Nataly, que siempre ha creído en el poder e iniciativa de las mujeres.

Recibieron la asesoría que buscaban y meses después, Nataly, de 22 años, fue contratada. Este es su primer empleo formal y, por las características del negocio, un total descubrimiento. Empacando el pan leche, pan quesillo, pan mogolla, chicharrones, tortas, cruasanes, mantecadas, cucas y otros, que luego serán distribuidos en fundaciones, colegios, hospitales y clientes directos, ha tenido un valioso aprendizaje. Ahora sabe preparar pan y porcionar como se debe.

Le gusta lo que hace, y piensa en un futuro en esta área, por lo que la complacería poder realizar un técnico en Alimentos, y así continuar soñando y materializando un mejor mañana para su hijo, Jerónimo, de 4 años, que es su aliento y motivación desde que se levanta, muy temprano en la mañana, para iniciar una nueva jornada.

Con su esposo, Richard Brandón Alarcón, que trabaja como independiente, anhelan tener un techo propio, que les permita continuar construyendo, sobre los más sólidos valores, un hogar ejemplar.

Tags: Servicio de Empleo,Un primer empleo para aprender y soñar,Nataly Yurany Ovalle Díaz

TE PUEDE INTERESAR

©2019 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo