Edición Julio a Septiembre 2019 Nº 122

La responsabilidad social en el desarrollo regional:
Proyectos Educativos

La responsabilidad social en el desarrollo regional:

Califica este artículo:

LA IMPORTANCIA Y LA NECESIDAD DE FOMENTAR REDES INTERINSTITUCIONALES DE COOPERACIÓN

El sociólogo español y consultor en cooperación internacional Carles Hernández Paloma presenta una reflexión sobre las nuevas dinámicas del desarrollo regional, que resultan indispensables para lograr el objetivo común de mejorar las condiciones socioeconómicas que brindan un contexto privilegiado en recursos y capital humano.

Los cambios acontecidos en los últimos cinco años nos abocan a una nueva dinámica en el desarrollo regional. Sin haber podido cambiar las brechas de desigualdad, ocurre la irrupción de internet y de todas las tecnologías asociadas a la digitalización, lo que incluye el acceso a la comunicación online, vía redes sociales u otras plataformas de la red informática, y la denominada cuarta revolución industrial. Gracias a todo ello se abre una serie de posibilidades para el mencionado desarrollo.

En paralelo, el discurso de la responsabilidad social ha permeado progresivamente el ámbito empresarial y se ha normativizado. Esto ha llevado a que diversas empresas contribuyan al avance regional y generen sinergias a fin de no dejar solamente en manos del Estado y organizaciones de la sociedad civil los grandes retos que implica la construcción comunitaria. En este fenómeno, el trabajo en red y la articulación entre involucrados resultan fundamentales, tal como lo demuestran en Colombia experiencias de región socialmente responsable en las que se comprometieron cajas de compensación, universidades, tejido empresarial y las organizaciones de la sociedad civil, OSC.

congreso de pedagogia

Con todo, conviene también reseñar que la importancia de la cooperación internacional ha tenido en internet un aliado inesperado, puesto que permitió que no solamente organismos de mayores recursos pudieran buscar interlocutores, sino que cualquier organización con acceso a redes pudiera viabilizar oportunidades de colaboración estableciendo un diálogo con organizaciones de otros contextos. Se deriva de allí un nuevo escenario en el cual no tan solo es posible la construcción de desarrollo regional de forma vertical, sino que en la ecuación puede mediar la sociedad civil, no siempre representada.

En esta situación novedosa, la capacidad de dar diferentes enfoques y comunicar información por internet abre la opción de que los participantes nacionales e internacionales se articulen horizontalmente. En virtud de ello se da una nueva responsabilidad social de las redes: tener presentes a todos aquellos actores que antes hubieran resultado irrelevantes, pero que ahora pueden consolidar su discurso y visibilidad por medio de canales digitales.

Para Colombia este hecho ha supuesto durante años la posibilidad de una cooperación descentralizada, un entorno que como cualquiera no regulado tiene efectos ambivalentes al inicio, pero cuyas sinergias obligan a concretar un nuevo espacio de diálogo. En un momento importante para el país, la ampliación de las oportunidades de comunicación de la sociedad civil debe ser canalizada para armonizar las diferentes visiones de qué implica el desarrollo que requiere la región, de manera que no pasen de un discurso de élites a una fragmentación de intereses.

La Unión Europea, en este sentido, simboliza un ejemplo (no necesariamente el único ejemplo, o un modelo para tomar) por cuanto ha podido impregnar con un sentimiento de participación un proyecto común de ciudadanos de diferentes culturas, lenguas y formas de entender la vida. Aún en los momentos actuales, en los que parece fragmentarse el espectro político con la irrupción, casi globalizada, de exponentes de discursos extremos y repliegue nacionalista, la sensación de gran parte de la sociedad es que hay un antes y un después en establecer vínculos con gentes de otros contextos que se mantienen enlazados por redes sociales, lo que facilita cooperar en momentos en los cuales nacer en un lugar determinado sin ese recurso de internet mantiene irremediablemente a la persona atada a unas posibilidades también determinadas y limitadas.

Esta reflexión supone un reconocimiento a las políticas y a los esfuerzos del país en extender la conexión a internet, y sobre cómo la sociedad colombiana se ha abierto al uso de tecnología para múltiples propósitos. Si bien seguramente falta todo un proceso que permita articular el trabajo regional, nacional e internacional, es en esa dinámica que instituciones reconocidas en las regiones por la combinación adecuada de representantes políticos, empresariales y sociales resultan indispensables para lograr el objetivo común de mejorar las condiciones socioeconómicas que brinda esta circunstancia privilegiada en recursos y capital humano.

Tags: Proyectos Educativos,responsabilidad social

TE PUEDE INTERESAR

©2019 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo