Edición Abril a Junio 2018 Nº 117

Soluciones inteligentes
Instituto

Soluciones inteligentes

A Fabián Orlando Soto siempre le asombró la electrónica: se maravillaba con la idea de que por medio de partes minúsculas se construyeran aparatos enormes. Trabaja en Cementos Argos como operario de cargador, y con el apoyo de sus jefes, compañeros de trabajo y familia decidió formarse en el programa de Técnico en Electricista y Construcción Residencial en el Instituto Técnico de Educación Comfenalco. Las jornadas difíciles, en el día y la noche, casi le hacen renunciar a su proyecto académico; sin embargo, gracias a la permanente motivación de los profesores y funcionarios del Instituto, que destaca Fabián, no lo hizo: «Me llamaban, me decían: “Hágale, que usted puede”. Entonces, no me dejaban desertar».

Con la asesoría docente, el acompañamiento pedagógico y las intuiciones propias de la curiosidad por el oficio, Fabián y su grupo de trabajo: Carlos Andrés Cano y David Cuartas Gómez decidieron llevar a cabo como trabajo final de su proceso académico el proyecto Smart Energy. En el grupo sus compañeros se inclinaron por productos que tenían que ver con paneles solares, sistemas que absorben la luz del sol para hacer funcionar con esa energía otros aparatos.

El equipo de trabajo vio allí una gran idea, pues los paneles estáticos logran cargar 40 o 50 %, debido a que la luz solar les llega directa solo en un momento específico del día. Fabián dice con entusiasmo: «Quisimos solucionar las dificultades de los otros paneles solares». Smart Energy es un panel solar inteligente que sigue al sol. Por medio de la programación de un arduino (el cerebro del proyecto), lograron construir un panel que cada cierto tiempo gira con el fin de seguir la luz solar y así cargar el 100 %.

Fabián habla con gratitud de su paso por el Instituto, y resalta la entrega y confianza de sus profesores para hacer de él y sus compañeros técnicos competentes y humanos. Se ríe mientras cuenta sobre los primeros intentos, sobre las fallas que tuvieron en el camino para la construcción del panel, y, finalmente, cómo lograron, con paciencia y minucia, hacer que «esa cajita», como él le llama, funcionara a la perfección.

La satisfacción del proceso es enorme, construir el panel y, de pronto, darse cuenta de su capacidad, algo que apenas sospechaba y que ahora llena de orgullo a su esposa, a sus tres hijos, a sus compañeros de trabajo y amigos. Smart Energy fue premiado con el tercer lugar en la pasada muestra del Instituto, entre muchos proyectos fascinantes, y Fabián y su equipo vieron recompensado todo el trabajo y la pasión que pusieron en el proyecto.

Para Fabián continúan muchos planes: con Cementos Argos hay posibilidades de implementar el panel solar inteligente; de igual forma, piensa ofrecerlo a otras empresas que quieran trabajar procesos autosostenibles. Por ahora piensa ponerlo a funcionar en una empresa que tiene en su casa, de la cual su esposa es el motor: Estampados JC, en la que se realizan diseños en camisetas, vasos y otros objetos, y para el procedimiento se usa mucha energía, así que la prueba del panel será allí, con el fin de optimizar recursos. Queda en él la satisfacción de haber aprendido y aplicado su conocimiento, de seguir cada día enriqueciendo su pasión, y le queda también la certeza de que su trabajo es una forma fantástica de devolverle algo al planeta.

 

Tags: Instituto,Soluciones inteligentes

TE PUEDE INTERESAR

©2018 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo