Edición Octubre a Diciembre 2017 Nº 115

La casa de los libros está de cumpleaños
Biblioteca

La casa de los libros está de cumpleaños

de cumpleaños

El escritor Jorge Luis Borges solía decir que el paraíso era algún tipo de biblioteca. En Armenia, ese paraíso está en pleno centro, en toda la esquina de la carrera 15 con calle 9. Allí está la sede principal de la Biblioteca Comfenalco, que en 2017 está cumpliendo 25 años de ser un epicentro de la cultura en el Quindío.

Hace miles de años, cuando no existía la imprenta ni mucho menos la internet, el saber era un privilegio de pocos. En las grandes ciudades imperiales existían unos lugares casi sagrados a los que se accedía para entender los misterios de la vida. Eran las bibliotecas, y en ellas reposaba el conocimiento del mundo. En Tebas, por ejemplo, la capital del antiguo Egipto, la tierra de los faraones, existía una que a la entrada decía: «Las bibliotecas son medicina para el alma». Con papel elaborado cuidadosamente de una planta llamada papiro, los libros eran considerados un tesoro, y los sabios pensaban que entrar a la casa de los libros, leerlos, curaba la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.

Una biblioteca es más que una colección de libros puestos en estantes: es un punto de encuentro con la vida, con el aprendizaje, con la aventura y con los secretos del mundo. Y eso lo sabe muy bien Comfenalco: hace 25 años, el 23 de abril de 1992, decidió crear no una, sino tres bibliotecas en la ciudad. En San Juan Bosco, el ICBF y Sendas estuvieron las primeras sedes, y desde ese momento se convirtieron en un importante espacio de encuentro cultural en el Quindío.

El primer año, el número de usuarios fue de 21.419, pero fue creciendo con los años. En 1999 ya eran cerca de 140.000, y ni el terremoto de 1999, que afectó y obligó a cerrar las cuatro sedes de ese momento, impidió que se siguieran realizando las actividades. Se iba a los asentamientos, a los hogares comunitarios, y se acondicionaron dos sedes provisionales: una en el colegio Comfenalco y la otra en la institución educativa La Pavona. Incluso, en el 2000, se abrió su sede en el Centro Cultural Metropolitano La Estación, con salas de consulta, sala infantil, sala de exposiciones y sala de internet.

La aparición de la internet con su Google, su Wikipedia, sus redes sociales, sus buscadores de datos fueron creando en los jóvenes otros hábitos, y pareciera que las bibliotecas, con sus libros, revistas y periódicos de papel, tendían a desaparecer. Pero no, ellas se adaptaron y, por el contrario, hicieron de esta tecnología parte de su oferta. Por eso, además de una sala de consulta general, la de Comfenalco tiene una de consulta virtual. Con un clic se puede acceder desde allí al extenso universo de la información de la famosa nube.

En un mundo en el que las tecnologías nos aíslan y cada uno está concentrado en la información y diversión que le proporcionan su computador y su celular, sin relacionarse con el otro, la biblioteca propicia interacciones y encuentros en sus salas.

De todos y para todos

Tal vez no exista en las ciudades un espacio cerrado tan democrático como el de las bibliotecas públicas. A ellas puede entrar cualquiera, independiente de su edad, su estrato, su género, su procedencia. En la Biblioteca Comfenalco el único requisito para disfrutar de ella es el interés.

La familia es la razón de ser de Comfenalco, y la biblioteca de la entidad no se queda atrás. En un mundo en el que las tecnologías nos aíslan y cada uno está concentrado en la información y diversión que le proporcionan su computador y su celular, sin relacionarse con el otro, la casa de los libros propicia interacciones y encuentros en sus salas. Como las de Lectura Infantil y la Bebeteca, que permiten que padres e hijos creen puentes de comunicación, lúdica y aprendizaje.

En la Bebeteca se dan cita los familiares, las mamás y los papás con sus bebés, desde la gestación hasta los seis años. Por medio de la magia de las imágenes y la palabra, de juegos sensoriales, cuentos corporales, canciones infantiles, creación de historias para que la imaginación coja alas, se promueven los procesos de lectura y se fortalece el vínculo entre padres e hijos.

«Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma», dice el sabio refrán que da cuenta de la importancia de no esperar a que las cosas buenas lleguen a uno, también hay que por ellas. La biblioteca Comfenalco cree en la descentralización, en la necesidad de salir de las paredes de un edificio para llevar los libros, la cultura, los juegos a la calle, a donde se necesiten. Los programas de Bebeteca Itinerante y Literactuando cruzan la puerta de la 15 con 9 para llegar a las empresas y a las escuelas y colegios afiliados a la Caja que desean acompañamiento lector en la primera infancia.

También los animadores de lectura van a los hospitales con el programa Sana que Sana, Lectura que Sana, llevando a los hospitales libros escogidos, de lectura corta y esperanzadora, una terapia para mejorar la salud de los pacientes. Otras propuestas de la Biblioteca son Letras Rodantes, para que los libros lleguen a las zonas rurales del departamento, a escuelas veredales y a grupos de campesinos, acompañados de actividades lúdicas, y Lecturas a la Carta, que llega a las empresas para satisfacer los gustos y preferencias de los trabajadores y sus familias.

Cine, cuentería, lectura de relatos, historia patria y de la humanidad, títeres, cuentos de hadas, entre otras actividades para promover el amor por los libros, también hacen parte de la oferta de la biblioteca Comfenalco para la ciudad y la región cafetera. A sus 25 años, este espacio cultural está más vivo que nunca.

Tags: Biblioteca, La casa de los libros está de cumpleaños

SERVICIOS

Estabilidad laboral
Estabilidad laboral

Estabilidad laboral

Sensibilidad para el servicio
Diana Lorena Campo Rodas

Sensibilidad para el servicio

Preparación y  oportunidad  para el empleo
Jenny Karina Beltrán Hoyos

Preparación y oportunidad para el empleo

EDUCACIÓN Y CULTURA

Preparados  para emprender
Electricista, construcción residencial

Preparados para emprender

Transición de generaciones
Luz Adriana Cardona Ramírez

Transición de generaciones

Danzar para soñar
Programas Sociales

Danzar para soñar

Un arte para progresar
Confección y diseño

Un arte para progresar

Ruedan las Letras
Letras rodantes

Ruedan las Letras

Un pilo de la promo 2008
Felipe Villamil Ocampo

Un pilo de la promo 2008

El juego de la literatura
Olimpiadas literarias

El juego de la literatura

Puente de Palabras
Puente de Palabras

Puente de Palabras

TE PUEDE INTERESAR

©2017 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo