Edición Octubre a Diciembre 2017 Nº 115

Ruedan las Letras
Letras rodantes

Ruedan las Letras

Los dos nuevos amiguitos de leyenda compartieron la tarde con La Bella y La Bestia, Meñique, Don Quijote de La Mancha y otros muchos personajes que cuentan sus historias en los libros que el programa Letras Rodantes de la Caja lleva a instituciones educativas, fincas y veredas de la región. Sus mensajes se mezclaron con la fantasía de Leidy Melisa, Esmeralda, Diana Valentina, María Isabel, Hillary, Yumalay Salomé, Brayan Stiven, Mauricio, Genderson David, José Leandro y Luisa Fernanda, estudiantes de la Institución Educativa Campo Hermoso.

«Leer es increíble, no solo despierta la imaginación, sino que también nos ayuda a conocer historias de los pueblos, por ejemplo de Salento, donde vive mi abuela ―dice Brayan Stiven Rivilla, de 7 años―. En los libros hemos aprendido del Paisaje Cultural Cafetero, de la palma de cera y de la Llorona».

Las Letras Rodantes de Comfenalco se han convertido en un espacio de investigación, educación, lúdica y arte. «Los niños han mejorado su capacidad de escritura, concentración, interpretación y comprensión. En la escuela la atención es personalizada, y cuando llega la biblioteca rodante de Comfenalco, pues aprovechan no solo la lectura sino los talleres de manualidades y todas las opciones que les brindan para que expresen su creatividad», explica Sandra Milena Velandia Caro, mamá de Brayan Stiven.

Adiela Arias Ciro, docente de la Institución Educativa Campo Hermoso, reconoce la importancia del programa Letras Rodantes, que lleva a las comunidades y planteles educativos del sector rural gran variedad de actividades de animación y promoción de lectura.

«Yo tengo mucho que agradecerle a Comfenalco porque todos los programas que han traído han sido muy interesantes y didácticos, y un gran apoyo en lo académico, pues nos permite desarrollar en los niños la motricidad fina, además de despertarles el amor por los textos. Son capaces de hacer de la lectura una representación gráfica, ya sea escrita o dramatizada, y eso es muy valioso», afirma la profesora Adiela.

«Lo mejor es que también nos prestan libros para leerles a los niños en la casa, así mejoran su vocabulario, y nosotros podemos compartir un momento de fantasía o de historia con ellos», precisa Paola Andrea Suárez, mamá de María Isabel y Genderson David.

Con las Letras Rodantes de la Biblioteca de Comfenalco, los niños de la vereda Calle Larga, de Montenegro, y otras zonas rurales del Quindío seguirán viajando «a un mundo de imaginación en un abrir y cerrar de hojas».

Tags: Letras rodantes

SERVICIOS

Estabilidad laboral
Estabilidad laboral

Estabilidad laboral

Sensibilidad para el servicio
Diana Lorena Campo Rodas

Sensibilidad para el servicio

Preparación y  oportunidad  para el empleo
Jenny Karina Beltrán Hoyos

Preparación y oportunidad para el empleo

EDUCACIÓN Y CULTURA

Preparados  para emprender
Electricista, construcción residencial

Preparados para emprender

Transición de generaciones
Luz Adriana Cardona Ramírez

Transición de generaciones

Danzar para soñar
Programas Sociales

Danzar para soñar

Un arte para progresar
Confección y diseño

Un arte para progresar

Ruedan las Letras
Letras rodantes

Ruedan las Letras

Un pilo de la promo 2008
Felipe Villamil Ocampo

Un pilo de la promo 2008

El juego de la literatura
Olimpiadas literarias

El juego de la literatura

Puente de Palabras
Puente de Palabras

Puente de Palabras

TE PUEDE INTERESAR

©2017 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo