Edición Enero a Marzo 2019 Nº 120

Letras y destinos
Letras rodantes

Letras y destinos

Califica este artículo:

Don Gustavo Orozco y su esposa, doña Flor Hilda Jiménez, hacen parte de los 300.000 colombianos que, como consecuencia de la crisis que vive el país vecino, han retornado a su tierra provenientes de Venezuela. Regresar con un equipaje de recuerdos acumulados durante 40 años vividos en un lugar que se siente como propio no es fácil, mucho menos cuando los quebrantos de salud y la edad comienzan, inevitablemente, a hacer más incierto el destino.

Por ello, y frente a un panorama colmado de melancolía e incertidumbre, estos esposos, de 65 años de edad, han encontrado en el programa Letras Rodantes de la Biblioteca Comfenalco un bálsamo para sanar las heridas del alma.

A través de la actividad que se desarrolla en los Centros Día de diferentes municipios, adultos mayores amantes de la lectura encuentran, como don Gustavo y doña Flor Hilda, una oportunidad para intercambiar experiencias, vivir nuevas emociones y recuperar la sonrisa.

Llegaron a Colombia hace seis meses y como un llamado de sus raíces en este territorio cafetero decidieron instalarse en Circasia, donde buscaron infructuosamente un empleo. Acogiéndose a las propuestas establecidas por el Gobierno, comenzaron a beneficiarse de un programa que recibe a adultos mayores en situación de vulnerabilidad económica, social y familiar, y les ofrece alimentación y actividades integrales, a través de convenios interinstitucionales.

Gracias a la alianza realizada con la Caja, cerca de veinte adultos mayores del Centro Día de Circasia reciben la visita de la Biblioteca Comfenalco, y trabajan, entre otros temas, en torno a la tradición oral, de gran valor para ellos, pues por medio de relatos, mitos y leyendas redescubren y dimensionan la riqueza cultural de sus ancestros.

En la pasada Navidad, los talleres se centraron en la historia, significados y símbolos de esta maravillosa época, así como en las costumbres de cada país en este tiempo. «Para estas personas es realmente significativo, divertido y gratificante escuchar los relatos e historias y luego, en una manualidad, plasmar lo aprendido. La dinámica que se da es de doble vía entre ellos y el tallerista», comenta Juan Pablo Villegas Castaño, funcionario encargado del programa Letras Rodantes.

La experiencia de Don Gustavo así lo confirma. La lectura es para él y para doña Flor Hilda el túnel por el cual viajan hacia el pasado y llegan a su mente los mejores recuerdos de la juventud y la infancia, como aquellos de las bellas y coloridas figuras que se formaban usando pólvora, con los llamados castillos, en las Navidades del municipio de Pijao, donde vivieron antes de partir en busca de un mejor futuro para ellos, sus hijos, nietos y bisnietos.

Tags: Biblioteca,Letras y destinos

TE PUEDE INTERESAR

©2019 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo