Edición Octubre a Diciembre 2017 Nº 115

Buenavista
Región

Buenavista, el olor del café recién molido

Cansados de venderle su café verde solo a las cooperativas, a la Federación de Cafeteros y a algunos exportadores privados, los caficultores de Buenavista tomaron el camino empresarial de tostar el grano y venderlo con valor agregado.

Buenavista tiene apenas 3000 habitantes, pero posee una agroindustria cafetera pujante, que les está abriendo las puertas a mercados externos con gran futuro.

Ese aroma se remonta a 1946, cuando don Antonio Londoño abrió su empresa para procesar el grano y empacarlo en bolsas parafinadas que tenían la etiqueta Café Tolrá, producto que vendía en Armenia y otras localidades. El café tenía presentaciones de media y una libra, y era tostado en una guardiola que sometían al fuego y que hacían girar sobre su eje con una manivela. Lo llevaba en mulas hasta La Cabaña, en donde esperaba un carro que venía desde Sevilla y Caicedonia, en el Valle, para transportar el producto.

Pero ese aroma también se propagaba por las estancias campesinas, emanado de los fogones de las señoras del pueblo que tostaban los granos en tiestos de barro sobre las brasas, para después molerlos en máquinas manuales y preparar los tragos de la mañana o la bebida humeante para antes de ir a la cama. En 1949, después de que don Antonio Londoño se había asociado con don Jesús Jiménez Yepes, y arreció la violencia política, Café Tolrá trasladó sus elementos de producción a Génova, en donde continuó procesando café durante algunos años, para estimular los sentidos y alegrar una buena conversación de sobremesa.

Ese recuerdo se ha vuelto presente, y el aroma ha vuelto a Buenavista con las nuevas empresas tostadoras de café. Entre las empresas dedicadas a procesar cafés de origen en Buenavista, están San Alberto y Hane Coffee, que son exportadores, y entre otras marcas que se comercializan en este municipio, están Castillo Real, El Balcón, Altozano, La Promesa, San Cayetano, Posada, Las Margaritas y Concorde.

Buenavista huele a café, el aroma se esparce por sus calles inmaculadas y se mete en las casas, donde lucen macetas de plantas florecidas, entre puertas y ventanas pintadas de colores. Y allí, respirando el aroma de la mejor bebida del mundo, el espacio se inunda con un verde de distintas tonalidades, es la vegetación diversa de las fincas que se observan desde este balcón natural del Quindío. Y abajo, muy abajo del cerro de Las Tres Cruces, están los labriegos que cultivan, recolectan y benefician el grano que aromatizará el ambiente de hogares o sitios públicos en Colombia, Japón,

Tags: Buenavista

SERVICIOS

Estabilidad laboral
Estabilidad laboral

Estabilidad laboral

Sensibilidad para el servicio
Diana Lorena Campo Rodas

Sensibilidad para el servicio

Preparación y  oportunidad  para el empleo
Jenny Karina Beltrán Hoyos

Preparación y oportunidad para el empleo

EDUCACIÓN Y CULTURA

Preparados  para emprender
Electricista, construcción residencial

Preparados para emprender

Transición de generaciones
Luz Adriana Cardona Ramírez

Transición de generaciones

Danzar para soñar
Programas Sociales

Danzar para soñar

Un arte para progresar
Confección y diseño

Un arte para progresar

Ruedan las Letras
Letras rodantes

Ruedan las Letras

Un pilo de la promo 2008
Felipe Villamil Ocampo

Un pilo de la promo 2008

El juego de la literatura
Olimpiadas literarias

El juego de la literatura

Puente de Palabras
Puente de Palabras

Puente de Palabras

TE PUEDE INTERESAR

©2017 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo