Edición Octubre a Diciembre 2017 Nº 115

La Casa de los Recuerdos
Región

La Casa de los Recuerdos

Un lugar en Pijao para recrear la Colonización del Quindío

El recuerdo de una chambrana se volvió deseo, luego una realidad que se puede ver en un corredor de madera donde cuartones de color zapote y naranja, verticales y horizontales, sostienen macanas de chonta. Sí, es una antigua chambrana que primero vivió en la mente de Pastora Llano, y ahora realza en Pijao La Casa de los Recuerdos, un pintoresco lugar tan lindo que su dueña se vio obligada a abrirlo al público cada fin de semana, como una señal viva del Paisaje Cultural Cafetero.

Pastora Llano nació en la finca La Quiebra, perteneciente al municipio de Pijao, pero a los siete años las circunstancias de la vida la llevaron a este pueblo. Su padre, Rogelio Llano, llegó con sus tres hijos a espantar los fantasmas que asolaban su corazón. Allí, la familia estuvo siempre a su cargo, y del abuelo Apolinar. Ese recuerdo de la casa a donde llegó ha permanecido en la mente de Pastora. Era una casa vieja, construida con la técnica del bahareque, con madera y guadua de la región y teja de barro. Los corredores con chambranas de aquella casa se convirtieron en una obsesión. Ellos traían continuamente a su memoria las enseñanzas del abuelo, los valores, el respeto, la dignidad y la honradez. Por eso, cuando salió del pueblo a estudiar y luego a trabajar, esas chambranas jamás la abandonaron. La fuerza de esos recuerdos la trajo de nuevo a Pijao, y se puso como meta conseguir una casa igual, quería tener para siempre viva la imagen de su abuelo, Apolinar, recostado, de sombrero y ruana, en aquellas chambranas de su niñez.

Cuando compró la nueva casa, que era vieja y derruida, lo primero que ordenó hacerle fueron las chambranas en el corredor. Y luego fue cultivando cada detalle: el cuarto del abuelo, la sala de recibo, el patio de adentro, la cocina con los trastes antiguos, con ollas y sartenes de aluminio brillando de limpieza. El techo y las cerchas debían ser reparados con nogales y robles; el piso con tabla de sajo; las tejas de barro, y el frente conservaría las viejas puertas y ventanas de guayacán y vistosos colores, alegres, como aquellos de la antigua casa donde el abuelo Apolinar, con la timidez campesina de entonces, le transmitió los valores a la familia.

Y para dotarla hizo muchos esfuerzos. Una tía le informó que la vieja cama del matrimonio de los abuelos estaba en El Bordo, Cauca, llevada hasta ese sitio en un ‘coroteo’ por un tío que la recibió como herencia. Hasta ese lejano lugar se desplazó, y trajo el catre, que fue construido a comienzos del siglo XX. Con colchas tejidas por las tías, y junto a nocheros, bacinilla, lentes y otros objetos, con él ahora recrea el antiguo cuarto del abuelo.

Rescató una vieja y desvencijada sala de debajo del piso de la casa de las tías. La restauró y hoy luce en el segundo espacio de la casa, después del salón de artesanías que recibe a los visitantes. Encontró el poncho, el carriel, el machete, la cortadora de pasto, el canasto del café, el zurriago, los aperos, la jeringa de vacunar el ganado, los trastes de cobre y la vieja maleta de cuero donde el viejo Apolinar cargó sus ‘chiros’ cuando vino de Antioquia, a comienzo del siglo XX.

Cada viernes, Pastora Llano, apura el paso para llegar a su casa en Pijao, La Casa de los Recuerdos, donde vive con su hija Valentina y empezar a preparar las viandas que venderá al día siguiente: buñuelos de maíz remojado, café especial, bebidas aromáticas con plantas cosechadas en el patio de la vivienda, subidos de maíz pilado, tortas de zanahoria y ahuyama, y su ya famoso fiambre montañero. Entrar a La Casa de los Recuerdos es mantener en la retina aquella vieja familia colombiana que conquistó las montañas de los Andes y produjo la riqueza del país con esfuerzo, gallardía y dignidad.

Tags: Región,La Casa de los Recuerdos

SERVICIOS

Estabilidad laboral
Estabilidad laboral

Estabilidad laboral

Sensibilidad para el servicio
Diana Lorena Campo Rodas

Sensibilidad para el servicio

Preparación y  oportunidad  para el empleo
Jenny Karina Beltrán Hoyos

Preparación y oportunidad para el empleo

EDUCACIÓN Y CULTURA

Preparados  para emprender
Electricista, construcción residencial

Preparados para emprender

Transición de generaciones
Luz Adriana Cardona Ramírez

Transición de generaciones

Danzar para soñar
Programas Sociales

Danzar para soñar

Un arte para progresar
Confección y diseño

Un arte para progresar

Ruedan las Letras
Letras rodantes

Ruedan las Letras

Un pilo de la promo 2008
Felipe Villamil Ocampo

Un pilo de la promo 2008

El juego de la literatura
Olimpiadas literarias

El juego de la literatura

Puente de Palabras
Puente de Palabras

Puente de Palabras

TE PUEDE INTERESAR

©2017 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo