Edición Octubre a Diciembre 2017 Nº 115

El guardabosques de Bremen
Región

El guardabosques de Bremen

Este joven de 30 años es uno de los principales líderes del movimiento ambientalista que defiende el Distrito de Conservación de Suelos  Barbas Bremen

Daniel Escobar compró hace cinco años una finca cafetera de un poco más de una hectárea, en la vereda El Vergel, municipio de Filandia, con el fin de dedicarse a la agricultura. Pero pudo más su amor por la naturaleza que tenía al frente: el Distrito de Conservación de Suelos Barbas-Bremen, y convirtió el cafetal en su propio bosque, porque nada lo emociona más en su vida que llevar sus botas por el sendero cuya vegetación ha dejado crecer al desgaire.

Este joven de 30 años es uno de los principales líderes del movimiento ambientalista que defiende la reserva. Su finca se llama La Semilla, y el 90 % está hecha bosque. El 10 % restante lo utiliza para su casa de habitación, que comparte con su compañera, Estefanía, y para una huerta donde cosecha una gran variedad de alimentos.

La huerta es compañera del bosque porque de este provienen los pájaros que se comen los gusanos que se asoman a las plantas de su granja; del bosque también vienen las avispas que se tragan los cucarrones de los árboles frutales y de los cafetos que aún conserva. Cada vez que puede, vende una ancheta de sus diversos productos: lechuga, cebolla, yacón, remolacha, zanahoria, huevos de gallina, papaya, guayaba, cilantro, berenjena. Por supuesto, sin un milímetro de químicos: una verdadera granja ecológica con cultivos orgánicos.

Lo primero que hizo fue suspender el uso de todo tipo de venenos porque son enemigos absolutos de toda vida. El control de plagas se lo deja a la diversidad a través de una defensa biológica natural. La fertilización nace en el compost que prepara con elementos del bosque y la montaña, minerales traídos de canteras del Valle, el ripio del carbón de madera, los desperdicios biodegradables de su cocina y melazas que consigue en Armenia.

A su finca se asoman con frecuencia guaguas, zorritos, tigrillos, guatines, culebras, ranas, sapos, iguanas y muchas aves. Daniel y Estefanía han identificado 55 especies de aves, como tángara dorada, tángara rastrojera, torito cabecirrojo, tángara real, pigua, lora maicera, pava negra, perdices y búhos, y han escuchado a la pava caucana y al mono aullador.

Su pasión ambiental fue premiada. EPM (Empresas Públicas de Medellín ESP) lo escogió como guardabosques y le paga una mensualidad por haber elegido este destino para su predio rural y para su vida. Además, están terminando la construcción de un sendero ecológico para visitas guiadas, con tres estaciones de avistamiento de aves.

Daniel es un guardabosques de corazón, influenciado por su abuelo campesino, que con una finca sacó a su familia adelante. “Iba a la finca con él, le hacía huelga si no me llevaba. No había mucho bosque, era cafetera, pero era diversa, con frutas y guaduales. Me entretenía en una quebradita jugando con iguanas y serpientes, de ahí proviene mi amor por la naturaleza”, recuerda con nostalgia de nieto agradecido.

Profesional en Administración de Empresas Agropecuarias, Daniel es un convencido de que no podemos simplificar la vida, porque la diversidad garantiza el equilibrio y porque solo un cultivo diverso puede recuperarse frente a cualquier evento.

“Ahí está el valor de una existencia que me permite vivir y trabajar en mi bosque, porque soy de una generación que vio arrasar los guaduales y los bosques para construir en su lugar edificaciones y autopistas. Por eso yo defiendo la vida y trabajo para que se acabe este desastre ambiental”.

Tags: Región,El guardabosques de Bremen

SERVICIOS

Estabilidad laboral
Estabilidad laboral

Estabilidad laboral

Sensibilidad para el servicio
Diana Lorena Campo Rodas

Sensibilidad para el servicio

Preparación y  oportunidad  para el empleo
Jenny Karina Beltrán Hoyos

Preparación y oportunidad para el empleo

EDUCACIÓN Y CULTURA

Preparados  para emprender
Electricista, construcción residencial

Preparados para emprender

Transición de generaciones
Luz Adriana Cardona Ramírez

Transición de generaciones

Danzar para soñar
Programas Sociales

Danzar para soñar

Un arte para progresar
Confección y diseño

Un arte para progresar

Ruedan las Letras
Letras rodantes

Ruedan las Letras

Un pilo de la promo 2008
Felipe Villamil Ocampo

Un pilo de la promo 2008

El juego de la literatura
Olimpiadas literarias

El juego de la literatura

Puente de Palabras
Puente de Palabras

Puente de Palabras

TE PUEDE INTERESAR

©2017 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo