Edición Octubre a Diciembre 2017 Nº 115

El servicio, un camino posible
Gente

El servicio, un camino posible

José Fernando Montes Salazar se define como un hombre de metas y, al mismo tiempo, como un ser humano sensible, lector, comprometido con la familia e inquieto por promover el valor de la educación, lo cual heredó de un hogar integrado por dos padres ejemplares y trece hijos.

Quienes comparten con él de manera más cercana saben de su férrea disciplina para alcanzar los objetivos, su positiva obstinación para liderar propósitos comunes, y su vocación social y de servicio para solucionar problemas en beneficio de los más vulnerables.  

Esa vida, que por muchas circunstancias un día aprendió a valorar en toda su dimensión, lo llevó a entender que nada se cambia por riqueza, y le permitió apropiarse con mayor fuerza de la humildad, porque, a su juicio, es la virtud más relevante: aquella que nos obliga cada día a mirarnos por dentro para recordar nuestras debilidades y limitaciones.

José Fernando Montes Salazar se ha probado en los triunfos y también en la adversidad.
Recién iniciaba su carrera como médico cirujano, egresado de la Universidad del Quindío, y en el momento en el que aplicaba a una residencia en Brasil, fue diagnosticado de cáncer. Aunque su proyecto de vida cambió, nunca perdió la fe ni abandonó su deseo de llegar lejos.

Por eso, siguió avanzando con pasos firmes en su camino, convencido de la posibilidad de proyectar sus sueños; con el deseo de ser cada vez mejor ser humano, desde sus potencialidades particulares. Profesionalmente, quiso dedicarse a otras áreas, pero optó por hacer lo que él llamó una especialización «de escritorio».

En esta coyuntura de tener que ser capaz a cualquier costo, como lo aprendió con sus padres y sus hermanos, estudió especializaciones en Gerencia de la Salud y en Derecho Administrativo y Constitucional, en la Universidad Católica; Gerencia Financiera, en la Universidad La Gran Colombia, y culminó una Maestría en Gestión Empresarial, en la Universidad Libre de Cali.

Durante ese tiempo fue gerente de Red Salud Armenia; gerente administrativo de Pensiones y Riesgos Laborales del Instituto de Seguros Sociales; se desempeñó como jefe de la División de Atención en Salud de la Seccional de Salud Departamental; gerente en el Hospital Federico Lleras y la Clínica del Tolima, en Ibagué; y durante 15 años lideró los destinos de la Fundación Alejandro Londoño, en Armenia. Además, ha integrado juntas directivas de entidades gremiales, cívicas y sociales en esta zona del país.

Esa experiencia administrativa y social lo hizo cada vez más sensible a la necesidad de articular proyectos integrales y de impacto que contribuyan a mitigar los efectos de flagelos sociales que generan un alto costo humano, especialmente entre las nuevas generaciones de quindianos: suicidios, homicidios, consumo de sustancias, enfermedades mentales y violencia intrafamiliar.

De ahí que el sueño de pertenecer a la empresa social más importante de la región se hiciera realidad en el momento más oportuno de su vida. A sus 54 años, el liderazgo, la estela de realizaciones en otras entidades y sus aprendizajes personales lo perfilaron como la mejor opción para dirigir Comfenalco Quindío en un momento histórico que reclama para la organización el afianzamiento de un nuevo modelo de gestión, encaminado a fortalecer la calidad de vida de los quindianos mediante la realización de intervenciones sociales, en educación, cultura, salud, recreación, vivienda, empleo, turismo y cadena de droguerías.

Su desafío en Comfenalco Quindío se alinea muy bien con sus convicciones y objetivos vitales, pues tiene la certeza de que el servicio siempre será un camino. Tal desafío tiene que ver con fortalecer la esencia humana de la entidad tanto a nivel interno como externo, y avivar cada vez más el espíritu de servicio, ese que le permite honrar a los pioneros y a quienes han hecho grande el nombre de la institución en estos 50 años. Así mismo, conectar el actuar de la organización con las necesidades de sus afiliados, seguir avanzando en la prestación de servicios pertinentes, con altos niveles de calidad, para contribuir al desarrollo humano y social en esta región del país es lo más importante en su horizonte como Director Administrativo de Comfenalco.

Sabe que el paso del tiempo es inexorable, por lo que trabaja para dejar huella. Es un hombre espiritual, que encomienda cada uno de sus pasos a Dios, a quien honra en la tierra con el buen desarrollo de sus capacidades y guardando un respeto profundo por la familia, por su esposa y compañera de viaje, Martha Liliana García Rivillas, y sus hijos, Daniela y Alejandro, que adelantan sus estudios de Medicina y Administración de Empresas en Icesi y la Universidad Javeriana de Cali, respectivamente.

La admiración más profunda la profesa por sus padres, Salvador Montes Gómez y Olga Salazar Giraldo, un educador y una ama de casa que lucharon sin tregua por legarle a sus trece hijos los más sólidos valores, por hacerlos profesionales e impulsarlos para llegar a la cima del éxito por la senda del servicio.

De ellos recibió de manera natural el valioso legado del amor por los demás, la convicción de la justicia y la vivencia de la integridad, que hicieron de él y sus hermanos, destacados en otras áreas de la vida social, seres humanos ejemplares y ciudadanos aportantes al desarrollo local.

Una gran dosis de humanismo, visión, responsabilidad social y amor por el Quindío inspiran la cotidianidad de José Fernando Montes Salazar, director administrativo de Comfenalco.

Tags: Gente,El servicio, un camino posible

SERVICIOS

Estabilidad laboral
Estabilidad laboral

Estabilidad laboral

Sensibilidad para el servicio
Diana Lorena Campo Rodas

Sensibilidad para el servicio

Preparación y  oportunidad  para el empleo
Jenny Karina Beltrán Hoyos

Preparación y oportunidad para el empleo

EDUCACIÓN Y CULTURA

Preparados  para emprender
Electricista, construcción residencial

Preparados para emprender

Transición de generaciones
Luz Adriana Cardona Ramírez

Transición de generaciones

Danzar para soñar
Programas Sociales

Danzar para soñar

Un arte para progresar
Confección y diseño

Un arte para progresar

Ruedan las Letras
Letras rodantes

Ruedan las Letras

Un pilo de la promo 2008
Felipe Villamil Ocampo

Un pilo de la promo 2008

El juego de la literatura
Olimpiadas literarias

El juego de la literatura

Puente de Palabras
Puente de Palabras

Puente de Palabras

TE PUEDE INTERESAR

©2017 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo