Edición Octubre a Diciembre 2019 Nº 123

Así hablan los milénials
Fernando Ávila

Así hablan los milénials

Califica este artículo:

Por: Fernando Ávila

Milénial es el nacido en las dos últimas décadas del siglo pasado. Mis dos hijos mayores son milénials. Y como típicos milénials pagan arriendo, viajan por el mundo sin pagar hoteles, son ecológicos, comen sano, compran ropa reciclada de H&M, no coleccionan DVD, casi no ven televisión tradicional, no oyen radio, son inclusivos…
Mis hijos nunca tuvieron esa enfermedad de la adolescencia consistente en hacerle mala cara a todo lo de la generación anterior y rebelarse contra la autoridad paterna. Yo me creía muy afortunado por eso. ¡Ingenuo de mí! Es que los milénials no se rebelan. No creen en la autoridad, y por eso no se rebelan contra ella. Simplemente asumen que tiene derechos, y los viven sin necesidad de reivindicarlos.

Generaciones

Bueno, y si esa generación de mis hijos se llama milénial, veamos cómo se llaman las demás generaciones cercanas, para que le vayamos dando contexto a este asunto.
Generación Perdida, nacidos entre 1883 y 1900. Se identifican con el desconcierto y el pesimismo, el jazz y el charlestón, la crisis del 30, Al Capone y Hemingway.
Generación Grandiosa, entre 1901 y 1924. Siguen la formalidad, el cooperativismo, la prioridad de lo público sobre lo particular y la decisión de triunfo. Supermán es uno de sus símbolos.
Generación Silenciosa, entre 1925 y 1942. Son más dedicados a sus carreras universitarias que al activismo político, y al cumplimiento de las normas sociales, con sus roles clásicos y el modelo tradicional de familia.
Babyboomers, entre 1943 y 1962. Esta generación conoció el asesinato de Kennedy, el Mayo Francés del 68, el triunfo de los barbudos de la Revolución cubana, los Beatles, la guerra del Vietnam y los movimientos políticos y sociales que con gran fuerza surgieron en los años 60 y 70.
Generación X, entre 1963 y 1976. Se caracteriza por el consumismo, los primeros juegos tecnológicos e internet, en un ambiente de Guerra Fría entre La Unión Soviética y los Estados Unidos.
Generación Y o milénials, muy bien retratada en el monólogo La pelota de letras, de Andrés López.
Generación Z o centénials, nacidos desde finales de los 90 hasta el 2020. Son nativos digitales y están perfilándose como emprendedores sin apegos a lugares ni horarios estrictos.
Lenguaje milénial

          Nuestros milénials son bilingües. Dicen unas palabras en español y otras en inglés, sin ningún escrúpulo por estar atropellando la lengua de Cervantes o la lengua de Shakespeare. Pedirles que escriban en cursiva los extranjerismos es inútil. Tendrían que escribir la mitad del informe en cursiva. Más inútil aún es invitarlos a usar los signos de interrogación de entrada (¿) o a marcar la coma vocativa (Hola, Pili).
    La lista de vocablos y abreviaciones que usan los milénials es enorme, así que no vamos a intentar ser exhaustivos, sino, muy a lo milénial, mencionar apenas algunos ejemplos.
        Influencer o influenciador es la persona que cuenta con cierta credibilidad sobre una marca o en un área del saber. Se supone que lo que esa persona recomienda en las redes sociales se acoge, se acepta y finalmente se vende. En Colombia tenemos a Daniel Samper Ospina, política, y a Pirry, viajes, con videos que pueden superar el millón de vistas.
Mainstream es ‘convencional’ o ‘tendencia mayoritaria’, ‘exitoso’, ‘masivo’, ‘vulgar’. Los periódicos Q’hubo, Extra y Vea Pues, las películas de Dago García, las telenovelas de Fernando Gaitán, etc., son manifestaciones de lo mainstream, en español, corriente, tendencia mayoritaria, tendencia dominante, cultura de masas, cultura popular o que arrasa, que causa furor.
Spoilear significa que antes de la transmisión de un capítulo de una serie, se da a conocer a través de las redes sociales lo que va a pasar. Spoilear, en español, es destripar, reventar o sencillamente develar el final o arruinar la sorpresa.
Stalkear es ‘fisgonear en las redes sociales’, como voyerista, a ver qué secretos tiene el amigo. En español, acechar, espiar, husmear o acosar.
Hater, odiador, enemigo, detractor, difamador, maldiciente, etc., es el cibernauta al que todo le parece mal. Quiere destruir a las personas, sus ideas, sus proyectos y sus obras. Es lo que abunda hoy entre usuarios de redes.
Hacer match es ‘gustarle a la persona que a uno le gusta’.
Crush es el ‘impacto inesperado y brutal al ver a la persona’ a la que se le hace match, lo que llamaríamos flechazo, amor a primera vista, enamoramiento repentino, con la posibilidad de que sea apenas un amor platónico. La palabra inglesa crush se refiere en principio a ‘triturar’ o ‘aplastar’, como en lemon crush, ‘limón exprimido’, ‘limonada’.  
Random es ‘persona aleatoria’, ‘persona al azar’.
BAE, en cambio, es la persona. ¡Esa es! Se trata de un acortamiento de baby, pero también es acrónimo de before anyone else (‘antes que nadie’). Es una de las palabras más cariñosas que puede pronunciar un milénail.

Y así sucesivamente…

Troll (‘el que refunfuña’), salseo (‘entrometimiento’), follower (‘seguidor)’, DIY (‘¡hazlo tú mismo!’), AFK (‘desconectado’), LOL (‘muchas risas’), OMG (‘¡oh, Dios mío!’), bot (‘robot’), swag (‘estilo’), youtuber (‘el que consume videos en YouTube’ o ‘el que hace videos para YouTube’).

Tags: Así hablan los milénials,Fernando Ávila,Lenguaje

TE PUEDE INTERESAR

©2019 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo