Edición Abril a Junio 2018 Nº 117

¡Dígalo en español, por favor!
Lenguaje

¡Dígalo en español, por favor!

Califica este artículo:

A veces las palabras no se usan porque no se conocen.

Resulta que hay numerosos términos nuevos en el Diccionario de la lengua española, 2014; en el Diccionario de americanismos, 2010, y en el Diccionario panhispánico de dudas, 2005, y, aunque los venimos usando de tiempo atrás, son nuevos porque la Academia les ha dado recientemente una forma escrita, que es la que aparece en alguno de estos lexicones normativos, y que idealmente es la que debe ser usada al escribir… ¡y al hablar!

Palabras con igual escritura en inglés

Entre las palabras con igual escritura en inglés y en español está iceberg, que seguimos diciendo en perfecto inglés (/áisberg/), y no nos atrevemos a pronunciar en español (como si estuviéramos diciendo «hice ver» más una g al final), a pesar del ejemplo de Gerald Martin, biógrafo de García Márquez, que dijo en Caracol «la punta del iceberg», y pronunció en español la palabra, él, que es más británico que los Beatles.

¡Cómo se relamen muchos locutores al decir en perfecto inglés Buenavista Social Club, cuando están hablando de una sala de baile de La Habana, Cuba, que tiene un nombre de tres palabras españolas! Es como si al hablar de la ciudad cundinamarquesa de las minas de sal, Zipaquirá, dijéramos Zipacuáira, porque los turistas anglohablantes lo leen así.
El asunto es más grave, cuando formas de pronunciar asentadas se cambian de buenas a primeras por sus equivalentes ingleses.  Toda la vida dijimos «Aladino y la lámpara maravillosa», y no fue sino que llegara la película de Disney con el nombre acortado, Aladín, para que sin mediar análisis ni plan de resistencia termináramos diciendo Aladín. Toda la vida habíamos dicho avatar (‘vicisitud’), con pronunciación aguda. Ahora, hagan la prueba con sus hijos y con sus alumnos, nadie dice avatar (/avatár/), sino ávatar, como se pronuncia en inglés.

Palabras con tilde

A la hora de escribir el nombre de un famoso festival de música llamado Estéreo Pícnic en muchos avisos y noticias se puede ver Stereo Picnic. ¡Qué tanto es agregar dos tildes y una e de apoyo para que quede en español! Hay una buena colección de palabras en las que la versión española requiere poco más que agregar esa e antes de la s líquida de la voz inglesa, como espray, eslogan, esnob, especial, estand…; otras, que además requieren una tilde, estéreo, escáner, estárter…, y algunas más en las que hace falta algún otro ajuste, estándar, esmoquin, esplín, esquí… (esas voces se escriben en inglés spray, slogan, snob, special, stand, stereo, scanner, starter, standard, smoking, spleen, y en francés, ski).
Muchas palabras españolas se diferencian de las inglesas equivalentes solo por la tilde, ¡marquémosla!, ágape, álbum, álgebra, América, cáncer, clímax, cónsul, córner, chárter, cráter, diésel, dúo, dúplex, néctar, sándwich, visión, xenón…   

Palabras adaptadas

Otros términos han sido adaptados a la morfología léxica española.
Dado en que en español no hay doble s, palabras inglesas como express, stress, Mississippi; francesas como cassette, impasse, o italianas, como espresso, van en español con s simple, exprés, estrés, Misisipi, casete, impase, expreso. En español no hay gh ni doble t, por lo que las palabras italianas spaghetti y ghetto se escriben en nuestra lengua espagueti y gueto. Como no hay doble z, las voces italianas mezzosoprano y mezzanine pasan a ser mesosoprano y mezanine. Como no hay doble f, el vocablo italiano graffiti toma la forma grafiti. Como no hay ck, los términos ingleses crack, cocktail, click y block se adaptan al idioma de Cervantes en las formas crac, coctel, clic y bloc.

Las palabras inglesas pie, donut, shampoo, foot-ball y blue-jean se escriben en español pai, dona, champú, fútbol y bluyín. Derivadas de la marca registrada Twitter, aparecen en el diccionario oficial tuit (aquí decimos trino), tuitero y tuitear, verbo que se conjuga yo tuiteo, tú tuiteabas, ella tuiteó, nosotros tuitearemos, vosotras tutitearíais, si ellos tuitearan, por dar apenas unas muestras de las múltiples inflexiones posibles. De la marca WhatsApp surgen el sustantivo wasap y el verbo wasapear (que por ahora están en la lista de neologismos creados por la Fundación del Español Urgente, Fundéu, en plan de aclimatación). Del inglés blog salen blog y bloguero.

Debido a que la i griega (y) solo tiene valor de vocal al final de palabras que terminan en -ay, -ey, -oy, -uy, palabras inglesas como whisky, brandy, penalty, pony, body, ferry, rally, sexy, Danny, Betty… pasan a la lengua de Caro y Cuervo en las formas wiski (propuesta de la Ortografía de la lengua española, 2010), brandi, poni, bodi, ferri, rali, sexi, Dani, Beti. Y por lo mismo el término inglés nylon se adapta al español nailon, y los plurales de gay, espray y yóquey cambian la i griega por i latina, gais, espráis y yoqueis.

Pronunciación española

Hay que insistir en perderle el miedo a hablar en español. Decir sénior, júnior, magíster, mánager, con orgullo y sin agachar la cabeza para que no se oiga, en vez de /sínior/, /yúnior/, /mayíster/, /mánayer/, sonidos que corresponden a la forma de pronunciar los términos equivalentes en inglés.

Regaño peninsular

Solo a título anecdótico, y no crítico, recuerdo que dos funcionarias de la Embajada de España, al terminar el Vigésimo Concurso de Ortografía de El Tiempo, entregaron obsequios a los ganadores  y finalistas, y luego pasaron por mi espacio para desahogarse, «¡qué cantidad de americanismos!». Llamaban americanismos todas las palabras de este artículo, que eran mutatis mutandis las del concurso. Ellas esperaban que en la final del evento hubieran aparecido consejo y concejo, búho, persuasión, vahído, haya y halla, vaya y valla…, las de siempre, las clásicas, las derivadas del griego y el latín, y se sorprendieron con tanto término español derivado del inglés, del francés y del italiano, que para sorpresa suya están en los diccionarios normativos con los mismos derechos de las voces tradicionales de uso habitual en los primeros diez siglos de existencia del idioma español.
Queridas españolas, ¡esto también es ortografía española!

Por: Fernando Ávila
Fundación Redacción

Tags: Lenguaje,¡Dígalo en español, por favor!

TE PUEDE INTERESAR

©2018 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo