Edición Abril a Junio 2019 Nº 121

20 consejos para la escritura en internet
Lenguaje

20 consejos para la escritura en internet

Califica este artículo:

Fernando Ávila - CORRECTA, Asociación Colombiana de Correctores de Estilo

La Real Academia Española, RAE, acaba de publicar el Libro de estilo de la lengua española, Espasa, Bogotá, 2019, que corresponde a la edición Madrid, 2018.
Estas son las recomendaciones iniciales:

1. Respetar las normas lingüísticas generales, tanto ortográficas como gramaticales, a pesar de que muchas de estas comunicaciones tienen un carácter relajado y espontáneo. Sin embargo, por más relajado y espontáneo que parezca, no es lo mismo pérdida que perdida, ni bimestral que bimensual, ni Alicia explica las cifras que Alicia, explica las cifras.
2. Procurar contenidos líquidos o multiformato, para que el mensaje sea legible en cualquiera de los posibles canales, Facebook, wasap, correo electrónico…, algunos de los cuales no tienen en cuenta tamaños de títulos, versales, cursivas, negrillas o colores, pero sí comillas y mayúsculas.
3. Tener en cuenta el alcance público de la red, lo que exige pensar muy bien lo que se va a decir antes de oprimir «Enviar» o «Publicar». Una opinión en Twitter no solo la va a leer la persona directamente afectada, sino, como se ha comprobado en casos reales y concretos, muchas personas más, con lo que la broma, la pulla o el retruécano pueden derivar en imputación, calumnia o injuria, con consecuencias legales.
4. Hacer más universal la escritura, usando palabras más conocidas y evitando los coloquialismos demasiado locales. Por ejemplo, un colombiano escribiría carro para referirse a un sedán, mientras que un español escribiría coche. Para el lector español carro puede significar ‘carreta’, mientras que para el colombiano coche puede traerle a la memoria la litera turística típica de Cartagena jalada por caballos. Si se tiene en cuenta esa diferencia, es preferible escribir automóvil o auto, formas que se entienden sin ningún problema a los dos lados del Atlántico.

Puede tutear

5. Perderle el miedo al tuteo, que se ha convertido en la forma de trato más frecuente en comunicaciones digitales, «Reserva tu silla», «Haz clic en el botón rojo», «Pide tu cita hoy mismo». Se puede optar por el usted, si el carácter formal de la comunicación exige un trato más tradicional, elegante y respetuoso, «No olvide que el plazo se vence el 30 de este mes», «Esperamos que comprenda lo difícil de la situación». En último caso, la mayor formalidad y el menor riesgo están en las frases impersonales, «Se tendrá en cuenta la solicitud», «El precio puede ser negociado».
6. Redactar comunicaciones breves y claras, lo que se logra con frases cortas y palabras conocidas. Las frases cortas suelen oscilar entre 9 y 18 palabras. Frases de más de 18 palabras son difíciles de leer. Se puede dar mucha información esencial en pocas palabras si se usa el esquema sujeto-verbo-complemento directo-complemento indirecto («Santandréu aconseja aplicar el principio de bastantidad a quienes buscan ser felices»). El uso de palabras conocidas, como descanso, cinco años y semana, en vez de asueto, lustro y hebdómada, facilita la lectura. Mejor escribir «Los niños prefieren el helado» que «Los infantes privilegian el alimento gélido»

No tema repetir

7. Escribir con naturalidad, repitiendo cuantas veces haya que repetir. Eso hace que el mensaje mejore su orden y posición en los buscadores. Si se cambia botella, en el primer párrafo, por envase, en el segundo; por recipiente, en el tercero, y por dicho adminículo, en el cuarto, no solo se dificulta la comprensión, al darle cuatro nombres distintos al mismo objeto, sino que se pierden posiciones en internet. Contra la costumbre obsesiva de no repetir, vale la pena recordar la frase de Ángel Zapata: «No importa repetir, si se repite lo que importa».
8. Facilitar la lectura, con títulos y subtítulos (mejor muchos que pocos), textos introductorios llamativos, letra negrita para destacar elementos claves, párrafos de máximo cinco renglones, listas, tablas y enumeraciones.
9. Contextualizar, de tal manera que no salga publicada la respuesta a una pregunta que ya fue eliminada, ni el texto correspondiente a una foto que algún formato elimina automáticamente. Ese texto debe ser autosuficiente (sin necesidad de la foto).
10    Indicar el tiempo, para que el lector sepa siempre cuándo se escribió y cuándo se publicó lo que está leyendo. Esa referencia temporal debe ir dentro del texto, pues hay formatos que fechan el contenido que se publica por primera vez, pero luego no registran las fechas y horas de las actualizaciones o cambios.

Cuestione el corrector

11. Validar o invalidar el corrector automático, pues muchas veces corrige (persuación lo cambia por persuasión), pero otras, escribe algo que no queríamos decir (vallenato, ritmo musical, lo cambia por ballenato, cría de la ballena).  
12. Facilitar la traducción a otros idiomas, escribiendo frases cortas con palabras sencillas.
13. Usar enlaces, en vez de recargar con incisos y frases explicativas el mensaje. Las palabras o locuciones conectadas a otra página web o a otro archivo, donde el lector puede ampliar la información, suelen ir en colores distintos, según se hayan consultado ya o no. Además, van subrayadas, lo que exige reservar este recurso (el subrayado) solo para enlaces.
14. Tener en cuenta las capas conectadas. Por ejemplo, en un mensaje por wasap, hay un preaviso sonoro. Luego se visualizan unos 100 caracteres, que deben ser altamente motivadores para que el destinatario abra el mensaje de unos 3000 caracteres, finalizados los cuales habrá un «Leer más», en el que se pueden desplegar hasta 20 páginas. En otros formatos hay procesos similares con múltiples opciones, a las que pasa el lector, siempre y cuando la lectura lo seduzca y lo invite a saber más sobre el tema.
15. Escritura secuencial y no secuencial. La lectura de un texto escrito en forma secuencial se hace deslizando la pantalla hacia abajo. El texto secuencial está escrito para ser leído en cierto orden, que el lector suele seguir, sin mayores opciones. La lectura del texto no secuencial se hace pasando de una pantalla a otra, sin un orden preestablecido. Para este segundo caso, es preciso escribir una sola idea principal por pantalla.
16. Reservar @ para menciones; #, para etiquetas, y subrayado, para enlaces.
17. Provocar acciones, con llamado de atención, descripción o insinuación y petición de acción.

Escriba y diseñe

18. Mejorar la visibilidad de los contenidos:
Diseñar (no solo redactar) títulos que llamen la atención.
Analizar qué palabras son las que más se utilizan.
Incluir en el título 3 o 4 palabras claves, situadas lo más al principio posible.
Titular de forma efectiva, reduciendo palabras que no tengan efecto en la búsqueda o no sean capaces de suscitar emociones.
19. Puntuación:
Evitar el uso del punto después de una dirección electrónica, para que no se interprete como parte de ella.
Preferiblemente usar los signos de apertura de interrogación y de admiración, especialmente cuando sean preguntas o exclamaciones de más de 2 palabras, ¿En qué va nuestra reunión de primos?, ¡Cuánto tiempo sin saber de ustedes!
Marcar tildes y diéresis, cuando haya que hacerlo, dado que no es lo mismo si almorzara a tiempo que sí almorzará a tiempo, ni pingües (‘abundantes’) que pingues (‘barcos de carga’).
20. Mayúsculas:
Usar mayúscula al comienzo del título, «La página del buen español».
No escribir todo en mayúsculas, sino destacar con comillas, negrita, fuente de mayor tamaño o color distinto. Estos recursos que eran condenados en las antiguas comunicaciones de papel, como cartas, circulares o noticias, son bienvenidos en la comunicación digital. Puede haber una combinación de fuentes, tamaños y colores, que incluya la negrilla y el subrayado:

Tags: Lenguaje,Fernando Ávila,20 consejos para la escritura en internet

TE PUEDE INTERESAR

©2019 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo