Edición Julio a Septiembre 2019 Nº 122

El camino por la paz
María Camila Arias Martínez

El camino por la paz

Califica este artículo:

Su padre, el abogado penalista Alejandro Arias, le regaló antes de los 10 años el libro La rebelión de las ratas, del escritor colombiano Fernando Soto Aparicio, que reflexiona sobre cómo las multinacionales se aprovechan de las circunstancias económicas de las familias campesinas.

A María Camila Arias Martínez esta historia le quedó sonando y muy pronto asumió su propia lucha a favor de la transformación del sistema social en el país.

Todavía tiene rasgos de adolescente, aunque suma 22 años y está a punto de graduarse de Derecho en la Universidad La Gran Colombia Armenia, con una tesis sobre derecho comparado de los trabajadores autónomos en España y los contratistas en Colombia. Aún late en ella el deseo de contribuir a cambiar el país, que también le inculcó su mamá Martha Inés Martínez, abogada y servidora pública. Toda su familia les ha enseñado a ella y a su hermanito, Matías, de 5 años, que la vida no es de imposiciones, sino de retos y desafíos.

Le duele lo que pasa en nuestro territorio. Se sabe activista de todas las horas, desde la primaria, en el Colegio Carlomagno, y el bachillerato, en el Colegio San Luis Rey, ambos en Armenia, y habiendo sido parte del voluntariado de diferentes fundaciones, así como en su paso por la plataforma de juventudes y por el Consejo Municipal de Juventud de Armenia, hasta cumplir con el serio compromiso que adquirió con el acuerdo de paz con las FARC, que la llevó a La Habana, Cuba.

En marzo de 2019, esta joven quindiana se destacó en el foro de las Naciones Unidas, donde hizo serios cuestionamientos al Gobierno nacional y a lo que está ocurriendo con el posconflicto en el país y con el asesinato de líderes sociales. Recibió dicha invitación gracias a su labor para promover las acciones de paz desde su cargo como directora de la organización Personas Activas y Responsablemente Cívicas (PARC). Con su conferencia sobre persecución al progresismo en América Latina, llegó al Palacio de las Naciones, en Ginebra, Suiza, para presentar un recuento histórico sobre la violencia en Colombia —desde la creación de la república— y su recrudecimiento por causas políticas y sociales.
María Camila se hizo popular entre los quindianos porque fue una de las lideresas del movimiento social por la paz desencadenado por el no en el plebiscito de 2016.

Junto con cientos de estudiantes más de las diferentes universidades de la ciudad marchó hasta Bogotá para instalarse con cincuenta mil universitarios que serían parte de la primera generación de colombianos que no viviría nunca más el conflicto armado.

Esta quindiana se precia de haberse leído todos los documentos del acuerdo de terminación del conflicto, de hablar de tú a tú con los negociadores y de trabajar en las zonas veredales con población desmovilizada. Hizo parte del equipo de consultoría para las elecciones primarias del partido Podemos en la comunidad de Madrid, España, y representó a Colombia en las consultas para América Latina y el Caribe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Se conoce los episodios de la historia nacional y habla con propiedad de todos los hechos, producto de su afición por la lectura incentivada desde niña. En su mente atesora el momento en el que fue elegida para ondear la bandera de las juventudes en el lanzamiento del nuevo partido político FARC, y en la biblioteca de su casa, como un tesoro, conserva un original firmado por los intervinientes en el acuerdo de paz colombiano.

Aunque ha sido becada como facilitadora en varios programas del Instituto de Paz de los Estados Unidos, María Camila todavía no tiene claro cuál será su camino: si se decide por cursar una maestría en España, en Comunicación Política y Gobernanza Estratégica, o continuar abanderando el cambio, pues está convencida de que estar entre quienes vivieron la terminación del conflicto armado es un enorme desafío.

Ella sabe que ejercer el liderazgo social es peligroso, pero eso no la llena de miedo, sino de coraje, pese a las amenazas que ya ha recibido. Se define a sí misma como una gran defensora de la vida, la democracia y los derechos sociales, como una mujer con convicciones que tiene claro que la paz es joven.

Tags: El camino por la paz,María Camila Arias Martínez

TE PUEDE INTERESAR

©2019 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo