Edición Enero a Marzo 2019 Nº 120

Katherin Serrato
Gente

Literatura sin pausas

Califica este artículo:

Katherin Serrato, estudiante de sexto semestre de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Quindío, tiene 19 años. Transita siempre con un libro en su mochila de colores y hace que la vida corra a su antojo, quizá para estar más cercana de los entornos que probablemente antes evadía por soledad, por decisión o por convicción.

De repente, hace una pausa. Reacciona cuando le vienen las ganas de escribir, como un impulso heredado de las primeras lecturas y de los recuerdos de libros que llegaron a tiempo a sus manos, cuando la familia y los amigos empezaron a regalárselos, en el bachillerato.

Se parece a Daria, la protagonista de la serie animada de televisión que lleva el mismo nombre. Puede ser que se identifique con esa chica inteligente, adolescente con múltiples preguntas, que no se preocupa por su aspecto; la pequeña cínica, irónica, aguda, absurda, que rechaza la autoridad, con contenidos poco usuales.

Pero también porque ha creado una empatía con el espíritu libre que entrega respuestas increíbles, que anticipa la poesía a cualquiera de sus preferencias porque sabe que todos los espacios son buenos para leer y escribir.

Katherin SerratoKatherin ganó la décima versión del Concurso Nacional de Periodismo Universitario, Premios Te Muestra 2018 – Construyendo Memoria, con un texto que describe perfectamente a un personaje de grandes logros en la vida de El Espectador: su editor cultural, Fernando Araújo Vélez.

«Las pausas de un día común» fue el nombre que dio a esta conexión con el hombre desconocido para muchos, pero cercano para ella debido a la amplia admiración literaria por la lectura de las columnas dominicales de «El Caminante», a quien logró explorar más allá de la burla de la prisa, la vanidad y el egoísmo.

En el concurso participaron graduados de carreras afines a las áreas de comunicación, periodismo, diseño y publicidad en el país, y Katherin se quedó con el primer puesto, gracias a la rigurosidad en el uso del lenguaje y a méritos que además le permitieron viajar de intercambio a la Universidad Nacional de Villamaría, en Argentina, y asegurar económicamente su futuro universitario.
En la pausa y el encuentro con la poesía y la novela, ve la vida con el ímpetu de la juventud. Tiene claro que no se proyecta en las rutinas de periódico y de las salas de redacción, aunque ya es colaboradora de El Espectador. Para Katherin los textos, más que una historia de mayor o menor extensión, son la publicación de un proceso, de un resultado, de una dimensión de la libertad.

Como buena periodista en formación, raya y apunta datos de interés en cuadernos que archiva sagradamente, releyéndolos cada que quiere escribir sobre un tema que le permita respirar, para escaparse de la monotonía. Sabe que con la literatura se transporta a otro momento, siente que al fin alguien la entiende y le exige soñar, mientras escucha a Chopin, imaginando su vida en la escena de un teatro, leyendo a Pizarnik, Kundera, Gabo, o simplemente entendiendo lo que nos propone el poeta argentino Roberto Juarroz: que cada uno tiene un pedazo de tiempo, un espacio de fragmento de vida.

Tags: Gente,Katherin Serrato,Literatura sin pausas

TE PUEDE INTERESAR

©2019 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo