Edición Abril a Junio 2018 Nº 117

Reingeniería familiar:
Familia

Reingeniería familiar:

cómo abrirnos al cambio

La familia ha cambiado a la par que el mundo se ha ido transformando. Muchos de estos cambios han representado avances positivos que han generado nuevas oportunidades de desarrollo personal, posibilidades infinitas de comunicación y sorprendentes avances tecnológicos y científicos. Pero también los padres, los abuelos, los hijos, y la familia en general, deben hacer frente a problemáticas nuevas que tienen que ver con el estrés de la vida cotidiana, la tendencia progresiva a consumir cada vez más, la presión por competir en un medio individualista y exigente, la amenaza de las drogas, la influencia nociva de Internet y la violencia, entre muchas.

La estructura familiar se ha modificado, y hoy existen nuevas formas de constituirla: los padres separados, parejas sin hijos o con hijos únicos, la familia recompuesta o los abuelos a cargo de sus nietos; esto representa nuevas maneras de relacionarse. Todas estas condiciones contemporáneas plantean nuevos retos y desafíos para que la familia siga cumpliendo sus propósitos más esenciales, que son dar afecto, identidad y sentido de pertenencia.

La forma en que se afrontan los cambios determina en gran medida la satisfacción que los miembros de la familia tienen con su propia vida, la posibilidad de desarrollar a plenitud sus capacidades y potencialidades, y el uso de todos sus recursos y herramientas que les permitan hacer frente a estos hechos, con equilibrio y buenos resultados.

Para enfrentar los cambios con un enfoque positivo:

  • Trabajar por una buena vida familiar implica crear relaciones afectuosas y constructivas, y asegurar el bienestar de las personas que amamos: nuestros padres, pareja, hermanos, hijos, sobrinos.
  • Es cierto que el amor y el afecto son elementos que se encuentran en la mayoría de las familias, pero se requiere mantenerlos y acrecentarlos con esfuerzo, decisión y compromiso.
  • Vivir con equilibrio, armonía y balance no implica ser perfectos. Todas las familias tienen conflictos. Sentirse bien y sentirse mal hacen parte de la convivencia.
  • Sobreponerse a las dificultades, las adversidades y las pérdidas que todas las familias tienen a lo largo de su historia tiene que ver con identificar y poner a funcionar los recursos individuales y del grupo familiar, para hacerles frente con inteligencia, creatividad y resiliencia.
  • Modular las expectativas cada vez mayores frente a la felicidad, pasarla bien, ser exitosos y tener comodidades. Reconocer sus aspectos positivos, sus talentos y virtudes, pero también ver con comprensión y sentido de realidad las debilidades y limitaciones.
  • Aceptar y manejar las diferencias. Cada uno de los miembros de la familia constituye una individualidad, un estilo que tiene sus propias formas de manifestar el afecto, manejar los conflictos comunicarse y establecer las normas y límites.
  • Mantener la alegría, el entusiasmo y la esperanza de que es precisamente en nuestro interior donde podemos construir con amor, inteligencia y perseverancia una salida a las varias crisis del mundo de hoy.
  • Creer en la familia significa ponerla por encima, darle prioridad dedicando tiempo para compartir y construir formas de convivencia amables, pacíficas.
Tags: Familia,Reingeniería familiar:

TE PUEDE INTERESAR

©2018 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo