Edición Octubre a Diciembre 2018 Nº 119

ACEPTACIÓN DE LA DIFERENCIA:
Familia ACEPTACIÓN DE LA DIFERENCIA:

ACEPTACIÓN DE LA DIFERENCIA:

Califica este artículo:

Una habilidad con alto contenido social

Cinco claves para fortalecerla

Los valores que permiten construir cultura ciudadana se expresan en el desarrollo de pensamientos, sentimientos y actitudes que posibilitan que las personas vivan con armonía en comunidad. Uno de los valores que mayor desafío implica es la aceptación de la diferencia, ya que en la base de muchos conflictos que ocurren dentro de las familias, las empresas, con los amigos o los vecinos está la dificultad para asumir que los otros tienen visiones, opiniones, posturas o creencias distintas.

Existen muchas definiciones de esta habilidad social. Actuar de modo tolerante implica relacionarse con los otros de manera respetuosa y considerada. Pasa por aprender a escuchar, reconocer y aceptar otras versiones de las cosas. Está relacionado con la capacidad para ponerse en el lugar del otro y admitir el derecho que todas las personas tienen a ser bien tratadas y a que sus decisiones y necesidades sean tenidas en cuenta. También, con no agredir, rechazar o ignorar a alguien por el solo hecho de ser diferente a lo que esperamos. Ser tolerante es una decisión de transigir y ceder, pero, por encima de todo, de comprender que la diferencia hace parte de la vida.

1. Empieza en la familia

Entender la diferencia es un valor que se forma poco a poco desde muy temprana edad, a través del ejemplo, la reflexión y la práctica cotidiana. Desde que los niños son pequeños, los padres deben trasmitirles que tener consideración y sentido de respeto por lo que el otro piensa es básico para relacionarse con los demás. Es la forma a través de la cual podemos vivir en sociedad sin pasar por encima de los otros.

2. El poder de la empatía

Ponerse en los zapatos de los demás, así no pensemos ni nos comportemos igual que ellos, establece una conexión que facilita entender y compartir las emociones que experimentan las personas con quienes nos relacionamos. Actuar con empatía, sin egoísmo y con bondad hace sentir a los otros comprendidos, aceptados y escuchados. Centrar nuestra atención en el otro y no solo en nosotros mismos da la posibilidad de percibir las necesidades, sentimientos y preocupaciones de los demás.

3. Hacer conscientes las ventajas

Aceptar y entender la diferencia es una habilidad con una alta rentabilidad emocional: hace más agradable y amable la vida en comunidad y mejora las relaciones entre las personas; predispone a buenas interacciones, lo que genera una actitud positiva; facilita la resolución de los conflictos, y minimiza las actitudes violentas, hostiles o agresivas, entre muchos beneficios. Las personas que tienen una actitud abierta son percibidas por los otros como agradables, confiables y buenas compañías.

4. El reto de usar la creatividad para ser flexibles

La tolerancia es también una labor de apertura para asumir que todos cometemos errores y podemos ver en las fallas y las equivocaciones una oportunidad para aprender y no solo un acto que hay que censurar. Pasa igualmente por desplegar nuestra creatividad para descubrir diferentes puntos de vista y considerar varias alternativas, en lugar de una sola, cuando nos enfrentemos a un acontecimiento con el que no estemos de acuerdo o tengamos diferencias.

5. Reflexionar sobre el impacto de nuestras acciones

Otra manera de estimular y fortalecer la tolerancia es estar atentos al impacto positivo o negativo que tienen nuestras acciones sobre los demás. Es importante medir las consecuencias de nuestros actos, el daño o beneficio que estos generan a las personas con quienes nos relacionamos; identificar qué actitudes pueden llegar a discriminar, excluir o lastimar a las personas que nos rodean. Comprender nuestras acciones nos permite tolerar lo que a veces no soportamos de los demás.

Por: María Elena López - Psicóloga de familia

Tags: Familia,ACEPTACIÓN DE LA DIFERENCIA:

SERVICIOS

Vive la fantasia
Recreación

Vive la fantasia

Mi camino hacia un trabajo digno
María de los Ángeles Ramírez Villada

Mi camino hacia un trabajo digno

Nueva sede de atención al cesante - MPC
Nueva sede de atención al cesante - MPC

Nueva sede de atención al cesante - MPC

Publicidad #PorElQuindíoYo

TE PUEDE INTERESAR

©2018 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo