Edición Enero a Marzo 2018 Nº 116

Cuatro buenos  propósitos familiares
Familia

Cuatro buenos propósitos familiares

El comienzo del año es el tiempo de los propósitos individuales, pero también de muchas intenciones genuinas en la vida familiar. Para que las metas se cumplan y los buenos deseos pasen a ser una realidad, es importante tener resoluciones familiares respaldadas con acciones concretas, como aprender a manejar los conflictos propios de la convivencia, encontrar tranquilidad, comprensión y ternura, y disfrutar de ellas, fortalecer los lazos de afecto y respeto, y hallar formas de comunicación más efectivas.

1.  COMPROMISO

Sacar adelante una familia requiere una gran dosis de compromiso. Esta es una prioridad que se convierte en una tarea diaria para dirigir la energía, atención y todos los recursos a fin de construir relaciones más armoniosas. Algunas acciones que contribuyen al bienestar de todos son ejercer autoridad con amor e inteligencia, combinar afecto con firmeza, definir reglas claras, sencillas, comprensibles y acordes con la edad de cada uno, tener consistencia y equilibrio con las sanciones, ser un ejemplo digno de imitar. Igualmente, compartir más tiempo en familia, conversar con frecuencia, atender oportunamente a necesidades físicas y emocionales de los otros, y reconocer sus logros y cualidades.

2.  MOTIVACIÓN

Tener la esperanza y convicción de que se puede mejorar, cambiar y lograr vivir mejor en familia, aun en medio de las dificultades, es uno de los grandes desafíos de la familia de hoy. Así como mantener la capacidad de lucha, vencer el negativismo, el temor o la falta de confianza como padres, estar al tanto de la educación de los hijos, ayudarles a ganar seguridad en sí mismos y confianza en sus propias competencias. Ayuda mucho tener una visión de lo que queremos lograr en términos de los valores que deseamos formar y los aprendizajes que esperamos transmitir.

3.  PERSISTENCIA

Los propósitos no se logran de la noche a la mañana, hacen parte de un proceso en el que se invierte afecto, esfuerzo y voluntad. Perseverar y seguir adelante a pesar de los tropiezos es el insumo más importante para alcanzar las metas familiares. Hay acciones que se deben repetir y mantener de manera sistemática hasta que se vuelvan un hábito. Tratarse con comprensión, tolerancia y consideración, especialmente en los momentos de conflicto, inculcar el amor a Dios, que los hijos superen una dificultad o tener una casa propia son cosas que toman tiempo. El camino hacia la meta no siempre es lineal, tiene altas y bajas y hace parte del proceso comprenderlo y asumirlo de esta manera.

4.  UNA ESTRATEGIA INTELIGENTE

Contar con un plan de acción, es decir, con un método, es muy importante. Esto implica fijarse metas medibles, concretas y realistas, especificar las acciones que deben implementarse, y comenzar a ponerlas en práctica sin dilatarlas o aplazarlas. Asimismo, identificar las fortalezas y oportunidades que tenemos como familia, hacer un inventario de los recursos de que disponemos para tener los resultados que queremos. Es igualmente necesario llevar a cabo un seguimiento periódico para revisar cómo se van cumpliendo nuestros objetivos, y efectuar los ajustes requeridos.

PROYECTE SUS PROPÓSITOS

En el siguiente cuadro, haga una lista en la columna de la izquierda de los propósitos para el 2018, y en la columna de la derecha escriba de la manera más específica posible las tareas que se requieren para lograrlo. Realizar de manera juiciosa este ejercicio nos permitirá que al final del año el balance sea muy satisfactorio.

OBJETIVOS Y METAS TAREAS PARA LOGRARLO
   

Por: María Elena López. Psicóloga de familia

Tags: Familia,Cuatro buenos propósitos familiares

TE PUEDE INTERESAR

©2018 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo