Edición Abril a Junio 2018 Nº 117

James Montealegre: un fotógrafo de colección
Gente

James Montealegre: un fotógrafo de colección

A James Montealegre le tocó el Salento sosegado. Estaba ahí cuando el pueblo era visitado por dos o tres extranjeros, y para los niños como él no era habitual verlos. Con sus amigos recorría las calles del pueblo en bicicleta para alcanzar a «los monos» y preguntarles cosas como ¿usted por qué se viste así?, ¿por qué tiene los ojos así? Ahora le ha tocado ver el municipio transformado por la llegada de ese torbellino de europeos y grupos de turistas que es cada vez más grande.

No recuerda en qué momento apareció la fotografía en su vida, pero asegura que desde pequeño tenía inquietudes con la imagen. Los primeros acercamientos que tuvo a su cámara fueron fotografiando las montañas y los rostros de su tierra quindiana. Dice que el interés por el paisaje es simplemente la consecuencia directa de haber nacido en un lugar que constantemente le regala imágenes majestuosas.

Estudió Publicidad en la EAM, donde se perfiló con mayor seguridad hacia la fotografía, y destaca que en ello influyó el apoyo que le dio su maestro Daniel Vejarano, un ícono de ese arte en el Quindío. James terminó su carrera y trabajó durante un tiempo con proyectos locales, luego tomó la decisión de viajar y buscar oportunidades en Bogotá, ciudad en la que estuvo durante diez años haciendo fotografía editorial y como director de comerciales en los canales de Claro. También trabajó con fotografía de moda, una rama del oficio que le permitió explorar una mezcla interesante: paisaje, retrato y arte.

James Montealegre

Por dos años y medio fue director del equipo de producción de fotografía y video para Parques Nacionales Naturales de Colombia, y allí cultivó con mayor profesionalismo su enfoque fotográfico hacia la naturaleza. Recorrió toda Colombia trabajando con especies naturales y adentrándose en las comunidades para llevar el mensaje de cuidado y amor por el entorno.

El año pasado, Editorial Agenda del Mar, de Medellín, lo contactó para un proyecto que apenas empezaba a gestarse: presentarle a Chocolates Jet la propuesta de la creación y curaduría del álbum 2018 Vive la aventura Colombia El proyecto logró concretarse, y hoy, por muchos hogares colombianos, circula el álbum que desde generaciones atrás es una tradición llenar. Pero esta vez no serán animales prehistóricos ni lugares remotos, sino especies y paisajes conocidos o recónditos de la tierra colombiana.

El trabajo fue colectivo y James resalta esto con gratitud, ya que, durante el proceso, algunos fotógrafos que estaban sueltos por todo el país empezaron a tener comunicación y a fortalecer la comunidad de fotografía de la naturaleza. Para él fue grato darse cuenta del alcance de su trabajo y enterarse de la reacción de la gente, enviándole fotografías del álbum en las que aparecía su nombre como crédito, o enviándole fotos de sus hijos pegando las láminas: «Se siente el amor que tiene la gente con el álbum».

Hace seis meses regresó a Salento por la necesidad urgente de sus raíces, de la calma que, sin duda, en diez años no le regaló Bogotá. Su llegada ha sido un choque, no solo por el ritmo y el silencio, sino por encontrar su tierra tan diferente. Dice que halla todo transformado, y que este es un periodo para redescubrir la mirada en su propia casa. Reflexiona sobre el oficio, y defiende su llegada al Quindío porque se considera un observador. Un fotógrafo es alguien que se detiene a ver lo que lo rodea, que cuenta historias, y el mercado y apuro de la capital ya no le brindaban esa posibilidad.

Tiene en mente proyectos como crítica a la situación que se vive ahora en Salento. A través de la fotografía, James ha tenido claro que la imagen es una herramienta para la belleza, y, con esta premisa, ha entendido que por medio de su oficio y su arte puede construir argumentos para defender lo que para él es preciado. Cierra la conversación sobre su historia con un gesto tranquilo diciendo: «El paisaje siempre está ahí, gritando que lo mostremos».

Tags: Gente,James Montealegre: un fotógrafo de colección

TE PUEDE INTERESAR

©2018 asisomos.comfenalcoquindio.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss_logo